0

Cartas marcadas

EL-CIELO-DE-LIMA

 

El cielo de Lima

Juan Gómez Bárcena

Salto de Página, 2014. Colección “Púrpura”

ISBN: 978-84-16148-03-5

320 páginas

17,90 €

Premio Ojo Crítico RNE 2014

 

 

Antonio Rivero Taravillo

Juan Ramón Jiménez no cesa de estar de actualidad, ya sea por su propia obra, tan inabarcable y que siempre muta transformándose en libros nuevos o por la afloración de inéditos, ya por, actualmente, dos historias sentimentales coprotagonizadas, junto a él, por muchachas enamoradizas y obsesivas. La más reciente fue Marga, la atribulada admiradora suicida cuya lastimosa historia sale ahora de la imprenta en un volumen publicado por la Fundación José Manuel Lara. La más antigua, tres décadas antes, fue una espuria señorita limeña que estableció con él una correspondencia transoceánica; como Marga, murió la pobre, pero falsamente (¡albricias!) porque sus creadores decidieron que ya le había llegado la hora, cansados con el tedio de los señoritos que se aburren de no hacer nada.

A partir de ese suceso documentado, por ejemplo en el poema del futuro Nobel que da título a la novela, “Carta a Georgina Hübner en el cielo de Lima”, el joven escritor Juan Gómez Bárcena (Santander, 1984) monta un relato sólido y maravillosamente escrito que recuerda a obras como Soldados de Salamina de Javier Cercas, aunque dejándose llevar más por la inventiva y la abierta ficción. El cuidadísimo lenguaje, la capacidad de atinar en los perfiles psicológicos, el fino retratismo con que se dibuja a los personajes y el no menos capaz paisajismo con que se pinta un Perú de principios de siglo XX con conflictos sociales, huelgas, lupanares, la industria del caucho (en alguna página el lector recordará El sueño del celta de Mario Vargas Llosa), más los enredos de la literatura, todo ello sabiamente administrado, hacen que El cielo de Lima sea una novela que se lee con sumo gusto y hasta se devora (quizá, y por ponerle una ligera objeción, se hace notar demasiado el conocimiento que el autor tiene de los talleres literarios y la narratología).

Hay grandes secundarios, como ese licenciado, escribiente de cartas de amor, que dice algo que es aplicable a esta trama en la que un ser de la imaginación encandila a otros de carne y hueso (no solo a JRJ, sino también, de otro modo,  a los que la han hecho nacer para luego quitarle la vida): “Desengáñese, amigo mío: el amor, tal y como usted lo entiende, lo ha inventado la literatura, lo mismo que Goethe le regaló el suicidio a los alemanes. No somos nosotros los que escribimos novelas, sino las novelas las que nos escriben a nosotros…”.

El cielo de Lima ha obtenido, muy merecidamente, el Premio Ojo Crítico de RNE. En la decisión de premiar a Gómez Bárcena habrá pesado sin duda su deslumbrante maquinaria de relojería (ese retomar personajes y sucesos ya presentados con anterioridad), su estupendo uso del tiempo presente –ya sabiamente empleado en su libro de relatos Los que duermen (2012)– que proporciona inmediatez y frescura, y el haber optado a las claras por la narración (muy bien los diálogos), sin atender al canto de sirenas que hubiera sido el uso, hasta el abuso, del género epistolar.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *