0

Como agua para la vida

9788426403841ANTONIO RIVERO TARAVILLOEra muy necesaria esta poesía reunida de Piedad Bonnett (Amalfi, Antioquia, 1951). Veo en los créditos del volumen que ya apareció el año pasado en Colombia; al hacerlo ahora en España se cubre un gran hueco, del tamaño de su importancia y la hondura de su calidad, pues no bastaban las antologías Lo demás es silencio (Hiperión, 2003) y Los privilegios del olvido (Fondo de Cultura Económica, 2008, que supongo que no circularía apenas en nuestro país). Los libros que componen este libro de libros por el que hay que felicitar a Lumen trazan la trayectoria de una poeta de primer orden que con una excelente musicalidad, con la panoplia de sus imágenes y la variedad de sus asuntos consigue hacer una obra al tiempo elaborada y accesible, rica de matices, sorprendente sin extravagancias.

Juntos están aquí por fin, en esta gran casa, los aposentos De círculo y ceniza (1989), Nadie en casa (1994), El hilo de los días (1995, Premio Nacional de Cultura de Colombia), Ese animal triste (1996), Todos los amantes son guerreros (1998), Tretas del débil (2004), Lección de anatomía (2006) Las herencias (2008), y Explicaciones no pedidas (2011, Premio de Poesía Casa de América). Se fija Bonnett, sin dejar de hablar en primera persona, en los demás, sufre con ellos, consigue con las vidas ajenas emocionar. Escribe una poesía amorosa que no distingue entre sentimiento y sensualidad: “donde tu nombre comienza a ser un árbol / que me da sombra con sus siete letras”. Qué bien recuerda Bonnett, entrelazando la memoria con los sueños, con la imaginación, con la transfiguración que obra milagros en la realidad, como en el poema en que evoca a su madre cortando azaleas para el altar de la Virgen y una serpiente surge y llena de magia y misterio los versos. O como cuando insta retrospectivamente: “No lloren, / padre, / madre, / el llanto de un adulto es una piedra / en la espalda de un niño silencioso.”

Destacar unos poemas sobre otros es tarea ardua, pero piezas que merecen relectura son “Bodas de plata”, un tratado de sociología en dos estrofas; “Las cicatrices”, me atrevería a decir que estoico; “Lazos de sangre”, en la línea del poema de Cernuda sobre la familia; o “La espera”, tan conciso y cortante como un trozo de vidrio. Lección de anatomía es un único poema serial. “Soy músculos que cantan una canción sabida”, dice en el fragmento 10. Finge, como quería Pessoa pues aunque suene la melodía su letra es aquí nueva, única. Hay un grupo poemas oníricos, y algunos en que la carga social no arrincona a la lírica, como esos en los que aparecen vagabundos, viejos trastornados o un trabajador oriental que vive en condiciones de semiesclavitud y acaba suicidándose.

Coincidiendo con la aparición de Agua, Bonnett se ha alzado con el Premio de Poesía Generación del 27. Me dice un integrante del jurado que Los habitados es un libro extenso que toca, en el ámbito y cauce del verso, la serena desolación con la que ya asombró en la prosa de Lo que no tiene nombre (2013), unas memorias sobre la muerte de su hijo Daniel, que aquí aparece en algunos de los poemas. Pero también trata del tema de la locura. Aparecerá dentro de unos meses en Visor.

Si hacemos caso a la alternancia no escrita que se atribuye al Premio Cervantes, concedido anteayer al novelista Eduardo Mendoza, el año próximo le tocará recibir el galardón a un autor hispanoamericano. Estaría bien que para alternar más completamente el reconocimiento fuera a parar además a una mujer, una poeta. Aunque no se agote en el verso, ni represente solo preocupaciones femeninas, ni limite su atención a Colombia, o precisamente por todo eso, por la universalidad de su voz, Piedad Bonnett me parece una excelente candidata.

Poesía reunida (Lumen, 2016) de Piedad Bonnett | 488 páginas | 25,90 €

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *