1

En la cresta de la ola

ANA BELÉN MARTÍNEZ | Sábado, 24 de febrero de 1956. La escritora Sylvia Plath (1932-1963) tiene veinticuatro años cuando anota en su diario: «Creo que lo que más miedo me da es la muerte de la imaginación: cuando el cielo es simplemente rosado y los tejados simplemente negros. (…) Debemos movernos, trabajar, fabricar sueños hacia los que correr; la pobreza de la vida sin sueños es demasiado horrible para imaginarla». Al día siguiente conoce en una fiesta a un «chico grande, moreno y atractivo»: el poeta Ted Hughes. Pocos meses después se casan y Hughes se convierte en el padre de sus dos hijos. Seis años más tarde, separada ya de un marido infiel y tras una temporada muy creativa y fértil —publica sus primeros libros de poemas, trabaja en su siguiente novela y escribe los poemas de Ariel—, Plath mete la cabeza en el horno y no precisamente para cocinar.

Son muchos los escritores que se van demasiado pronto. Algunos porque así lo deciden, como Sylvia Plath, y otros porque aún sin querer la fatalidad les desequilibra justo en el momento en que se disponen a cruzar la cresta de la ola, el cénit de sus carreras. Javier Morales (Plasencia, 1968) pone el foco en estos últimos especímenes en el libro La moneda de Carver (Reino de Cordelia, 2020), donde rinde homenaje a algunos de los autores cuyas olas artísticas han dejado rastro de manera más acusada en su inmersión literaria: Raymond Carver, Antón Chéjov, John Cheveer, Gabriel y Galán o Ángel Campos Pámparo… El escritor extremeño compone un libro de cuentos cuya conexión es la literatura y el arte como un modo de vivir. Realidad y ficción como argamasa para sustentar una atmósfera en la que respiran personajes idealistas, desencantados y solitarios en busca de la felicidad. Morales retrata la sociedad desde los últimos cuarenta años hasta el presente y fotografía paisajes tan dispares como el de Extremadura, Madrid, Lisboa o Estados Unidos.

La moneda de Carver se estructura en tres partes. La primera parte, El tiempo del tabaco, contiene dos cuentos que presentan la infancia de Samuel, un niño que ayuda a su padre en el campo recogiendo tabaco. En Cementerio alemán, el cuento siguiente, Samuel es ya un adolescente que relata un encuentro determinante en su camino para convertirse en escritor. La segunda parte, Ninguna necesidad, comprende tres cuentos. El primero de ellos, La moneda de Carver, da título al libro y alrededor de él gira el resto de relatos. Morales recrea de forma magistral los últimos días de Raymond Carver, uno de los padres del realismo sucio. El propio Carver construyó una historia con el mismo cometido en Tres rosas amarillas, un relato histórico que narra el final del ruso Antón P. Chéjov. Viaje a la Ciudad Blanca y Gaia, el resto de relatos de la segunda parte, nos acercan a la vida y obra de los escritores Gabriel y Galán o Ángel Campos Pámparo, de nuevo, acompañados por el personaje de un Samuel ya adulto. En la tercera y última parte somos conquistados por El perrito de la dama, Habitación de hotel y La casa de Eccles Stree. Tres relatos peculiares si tenemos en cuenta que son una reescritura o adaptación contemporánea de clásicos tales como La dama y el perrito, de Chéjov; El nadador, de Cheever y La casa de Eccles Stree, de J. M. Coetzee; además de un texto en torno a la famosa pintura de Edward Hooper: Habitación de hotel

Javier Morales es periodista, profesor de escritura creativa y autor de otros libros como La despedida, Lisboa, Ocho cuentos y medio, Pequeñas biografías por encargo y Trabajar cansa. Su estilo es sencillo, conciso y transparente como el agua fresca de un río que fluye ligera por un caudal hasta desembocar en mar abierto. Pero no nos engañemos, los relatos de La moneda de Carver son océanos donde los personajes navegan bajo el sol y bracean sobre aguas oscilantes. Aguas cuyas profundidades atesoran submarinos ocultos y cementerios de naufragios por descubrir.

La moneda de Carver (Reino de Cordelia, 2020) | Javier Morales | 142 páginas | 16.95 euros

admin

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *