0

La Literatura con mayúsculas

EDUARDO CRUZ ACILLONA | Hace poco más de un año, Juan Carlos Aragón anunciaba que se iba de gira mundial con su idolatrado Bob Dylan. Le debe ir muy bien porque todavía no ha vuelto. Y se le echa de menos. Mucho. Ha tenido que pasar una nueva edición del Carnaval en Cádiz para darnos cuenta del enorme hueco que han dejado las letras y las músicas de su comparsa.

Porque Juan Carlos, el capitán Veneno, no era un letrista o un compositor al uso. Juan Carlos era un poeta, un enorme poeta, que utilizaba el Carnaval como fórmula para mostrar lo que llevaba dentro al igual que Dylan utiliza la armónica, el piano o la guitarra. A éste le dieron hace unos años el premio Nobel. A Juan Carlos le dieron este año, a título póstumo, el Antifaz de Oro, que viene a ser como el Nobel pero con más salero.

La editorial Renacimiento atesora en su catálogo un más que numeroso elenco de poetas y un no menos nutrido número de ensayos desmontando, analizando, deconstruyendo y sacando brillo a las obras de esos y otros poetas. Era cuestión de tiempo que Juan Carlos Aragón pasara a ingresar en la nómina de ese prestigioso catálogo. Y lo hace, curiosamente, no de la mano y firma de cualquiera de los muchos estudiosos del Carnaval que en Cádiz se hallan, sino de Jaime Cedillo, un periodista y poeta de Toledo lo que ya, a primera vista, da idea del alcance de la obra del Capitán.

Cedillo, declarado chirigotero, y ataviado con los preceptivos coloretes pintados en las mejillas, nos abre las puertas de par en par de ese inmenso y exquisito escenario que es la obra carnavalesca de Juan Carlos Aragón. Más allá de sus libros de poemas, de sus ensayos y de su novela, ese El pasodoble interminable tan cargado de humor como de verdad y de amor a la causa gaditana, más allá de todo ello, digo, Cedillo realiza una profunda revisión de las letras de sus chirigotas y sus comparsas, desde aquella lejana Los Tintos de Verano hasta la aún reciente en los oídos y en la piel La Gaditaníssima.  

No se trata este ensayo de una loa gratuita ni de una exaltación del maestro que se fue. No se trata de un panfleto pancartero ni de un brindis al cielo por soleares. Ante todo, el estudio realizado se nutre del análisis más riguroso y académico desglosando todos los prismas y todos los espejos en los que se reflejó el artista gaditano. Dividido en una primera parte en bloques temáticos, Cedillo analiza la literatura con mayúsculas de Aragón a través de la temática abordada en sus letras, desde el canto a su tierra, a Cádiz, hasta el canto social, político, inconveniente e inteligente que dedicaba a sus paisanos y otras gentes de buen vivir, pasando por el canto al amor, a la actualidad y a su propia biografía. Pues si algo caracterizaba las letras de Juan Carlos era que estaban impregnadas de su propia vida.

En sucesivos apartados, el ensayo se centra en analizar sus figuras retóricas y su humor, simbolizado por esa fálica torre de preferencia que presidió durante años el estadio Ramón de Carranza y luego empezó a hacerlo en el remate de los cuplés de Juan Carlos con incontestable éxito y popularidad.

No escatima espacio Cedillo para abordar la música de Aragón y sus influencias procedentes del flamenco más puro, de Latinoamérica y de la canción de autor, conformando con todo ello un estilo personal único y reconocible como toda leyenda que se precie, Dylan incluido, faltaría más.

Por último, tanto el pensamiento de Juan Carlos Aragón como su trascendencia y el legado que deja conforman una extensa y completa mirada al que ha sido y será uno de los más grandes carnavaleros de Cádiz, es decir, del mundo entero. Que sus coplas se conozcan y se canten en toda España, que su Credo sea oración imprescindible en homenajes y recuerdos, que su banda, la Banda del Capitán Veneno, lleve ya por justa bandera el adjetivo de Eterna en su propio nombre, todo eso hace que este ensayo sea lectura más que recomendable para todo amante de la buena literatura. Y qué mejor que con la música de fondo del Carnaval y de Cádiz.     

Juan Carlos Aragón. El Carnaval con mayúsculas (Renacimiento, 2020) | Jaime Cedillo | 252 pags. | 17,90€

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *