1

Premios Estado Crítico 2013

Hacemos, por fin, públicos los Premios EC 2013 recayendo en la obra Daniela Astor y la caja negra (Anagrama) de Marta Sanz el de Mejor Novela del año. El jurado ha querido así reconocer la capacidad de la autora para describir un periodo de la historia de España -con todas sus implicaciones políticas, sociales y personales- relacionándolo con asuntos candentes en el debate actual, muy especialmente los referidos a los derechos de las mujeres. Además, destaca la elegancia y calidad de su prosa, la facilidad para incardinar lo íntimo con lo social y la estructura novelística, en la que se mezclan distintos géneros narrativos.

Sanz

El premio al Mejor Poemario del año recae en Escritos en la corteza de los árboles (Fundación José Manuel Lara), una cumbre más en esa obra llena de cumbres que es la obra en marcha de Julia Uceda: la más subversiva, la más joven, a sus más de ochenta años, y una de las voces líricas más inquietantes del presente. El jurado quiere reconocer que en este poemario Uceda se esfuerza por ser aun más explícita, por no dejar ni un cabo suelto, por llegar con su palabra a todos los lectores del momento y, también, a todos los que están por venir.

Uceda

Por otro lado, el jurado concede a Siguiendo mi camino (Acantilado) de Mauricio Wiesenthal el premio al Mejor Ensayo de 2013 destacando del autor su modo de escribir desde la sensibilidad y el desenfado, tan inusuales en el género, evitando la pedantería y la gélida erudición. Su estilo personalísimo y sus abundantes referencias autobiográficas, no exentas de legítima fantasía, permiten que lo que empieza pareciendo un cancionero íntimo acabe revelándose como una asombrosa mirada sobre la vida y la belleza.

Wiesenthal

Por último, el premio a la Mejor Traducción recae en Eduardo Lago por su impecable trabajo en El plantador de tabaco (Sexto Piso) de John Barth. Se quiere reconocer así su titánico ejercicio por traspasar el inglés impostado de los siglos XVII-XVIII sobre el que Barth, a modo de juego postmoderno, construye su obra a un castellano igualmente impostado, fluido y sonoro que invita, más que a leer, a devorar este texto de proporciones épicas.

Lago

admin

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *