0

Todo es eso, la mirada

elcorazondelivingstoneDANIEL RUIZ GARCÍA | Una de las novelas españolas más estimulantes que he leído en los últimos tiempos es esta que traigo a estas líneas. Una historia turbadora y -en efecto, como señala Mercedes Comellas en su prólogo- distinta, donde se ponen en liza un puñado de personajes con los que la autora, la debutante Aurora Delgado, construye en cierta forma su propia memoria de la Transición. Es la suya una memoria construida con rabia, que se salva del cliché (vencedores/vencidos) gracias fundamentalmente a algo que es lo que anhela cualquiera que se pone a escribir, y que ella ha conseguido al primer intento: la mirada. Porque eso es, al cabo, lo que deslumbra más de esta novela, la mirada de la autora, y su forma elegante de contar, con un pie en la metáfora y otro en la eficacia narrativa.

El corazón de Livingstone teje su trama a través de distintas voces y escenarios, planteando con osadía el cruce entre dos paisajes tan distintos como el municipio de Camas -extrarradio urbano de Sevilla- y la ciudad estadounidense de Búfalo. La Camas de la narración es una Camas que aún no se ha convertido en la ciudad dormitorio que es hoy. Es una ciudad tamizada por los recuerdos de una infancia desarrollista, en la época de la Transición, rural, embrutecida y amarga, hija pequeña del terruño de Delibes o más bien de Alfonso Grosso. Una infancia sobre la que se tejen infamias que tendrán su compensación en el futuro, a través de la historia de uno de los personajes (no me atrevería a asegurar que es el protagonista), Amalia, que es el punto de conexión entre los dos grandes escenarios paralelos y gemelos de la historia, el pasado y el futuro, por un lado, y Camas y Búfalo, por otro.

Se entromete, además, una historia que es la que da título al libro, y que hace referencia a la Operación Livingstone, una falsa operación urdida por el PCE durante la Transición encaminada a trasladar y dar sepultura en Camas a un líder soviético. Además de desplegar un gran sentido del humor -la historia se lee con una permanente sonrisa-, Aurora Delgado parece querer rendir cuentas con su memoria personal de la Transición, que ella aborda sin solemnidades, con saludable distancia. Esta historia puede servir de contrapunto a la historia personal de Amalia, mucho más dramática, pero que Delgado logra desarrollar con una mirada -porque todo es eso, la mirada- llena de inteligencia. Con lo que logra construir un personaje femenino muy interesante, a miles de kilómetros del dibujo de personajes que se estila en eso que se ha venido en llamar malamente “literatura de mujeres”, ese tipo de literatura intimista de grano grueso y pasta dura que tan bien figura en los anaqueles de los libros más vendidos de los hipermercados.

Creo que Delgado posee evidentes cualidades como narradora, y me apena haber hallado este texto suyo casi por casualidad, cosa que hay que agradecerle a un encuentro providencial en la pasada Feria del Libro de Sevilla y antes que eso al buen tino de una editorial pequeña pero combativa como es la sevillana Libros de la Herida. Ojalá que llegue a nosotros pronto un nuevo texto de la autora y esto sirva para confirmar las excelentes expectativas generadas por su ópera prima.

El corazón de Livingstone (Libros de la Herida, 2014), de Aurora Delgado | 224 páginas | 14 €

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *