0

Una valiosa perla

ElDiaSenalado_NordicaJOSÉ M. LÓPEZNórdica ha seleccionado uno de los más extensos -y mejores- cuentos de Enrique Vila-Matas, publicado en Exploradores del abismo (Anagrama, 2007), lo ha ilustrado con unos subyugantes y sombríos dibujos de Anuska Allepuz, y ha sacado al mercado esta pequeña perla editorial.

Los protagonistas de El día señalado son dos: Isabelle Dumarchey y México. Ella es una mujer insegura que debe luchar contra un mal augurio que la persigue desde pequeña, como ya nos apunta el autor en otro de sus  ya habituales y seductores arranques: “Isabelle Dumarchey tenía diez años cuando una gitana le pronosticó que moriría sedienta y de pie, tal vez bailando, en un día de invierno muy lluvioso, de un año imposible de determinar.” A partir de ahí, ella vive constantemente preocupada por evitar tales circunstancias que, hipotéticamente, rodearán su muerte, y se va convirtiendo en algo así como la antagonista del el artista del hambre kafkiano: va por la vida obsesionada con sentir sed, sobre todo si observa que está lloviendo tras la ventana. Pero todo parece abocar en tragedia cuando es enviada como corresponsal al DF, a cubrir la información de un huracán caribeño llamado Dolores. Es entonces cuando irrumpe  el segundo protagonista de la novela, México, con su carácter febril, caótico y delirante, y, a partir de ese momento, la tranquila y apacible Isabelle pasa de interpretar el papel  del reverso del artista del hambre a convertirse en el borracho Geoffrey Firmin de la novela de Malcolm Lowry, debido a la neurótica travesía en la que se embarca desde el D.F a la ciudad de Veracruz.

La relativa extensión de este relato permite a Vila-Matas exhibir mostrar al lector sus mejores cualidades como novelista, -formato donde, en mi opinión, más sobresale-. El autor se vale de su elegante ironía a la hora de pincelar caracteres, y la usa como arma a la hora de mofarse  de los tipos fuertes y seguros de sí mismos, pero también como diván que nos ayuda a comprender mejor a sus protagonistas, que, en la mayoría de las ocasiones, son antihéroes apocados  e indecisos. En El día señalado también encontramos esa programada espontaneidad que poseen los mejores edificios narrativos del barcelonés. El estilo de Vila-Matas parece estar impregnado de cierto coloquialismo aparentemente improvisado, bajo el cual, si rascamos, encontramos una planificación metódica, de modo que, al final del relato cada agujero es armónicamente sellado, dando como resultado una eufonía reconocible y elegante.

El día señalado resulta ser, por tanto, un relato hermoso y cautivador, escrito por el que algunos dicen que será el próximo escritor español en ganar el Nobel. Otra cuestión es si merece la pena gastarse 16 euros en esta edición, por muy bien ilustrada que se nos presente. Debo recordar que el libro Exploradores del abismo, donde encontramos este relato y diecisiete más sólo cuesta dos euros más. Pero, bueno, ahí ya que cada lector-consumidor decida.

El día señalado (Nórdica, 2015), de Enrique Vila-Matas | 76 páginas | 16,50 € | Ilustraciones de Anuska Allepuz

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *