0

Yo solo quiero un mar

_visd_0000JPG0288QJOSE TORRES | Una Torre frente al mar, erigida en un paraje aislado. En ella vive Kerewin, voluntaria anacoreta, concentrada en su voluntaria e implacable soledad.  Y a ella llega una noche Simón, un niño de aspecto salvaje y mudo, salido de la nada.

Es el punto de partida de El mar alrededor (The bone people), la asombrosa novela de la autora neozelandesa Keri Hulme. Joe, el padre adoptivo de Simón completa el trío de potentes personajes que vertebra esta novela, escrita durante un período de diez años, y que estuvo a punto de no publicarse. Rechazo editorial, tras rechazo editorial, la autora había tirado la toalla, cuando a través del colectivo feminista Spiral, la novela vio la luz. Luego llegó la concesión del Man Booker Prize, la venta de más de un millón de ejemplares, y la fama inmediata de la autora en su Nueva Zelanda natal.

Curso rápido sobre la historia de Nueva Zelanda:

Porque, ¿qué sabemos realmente del país del kiwi?

Con suerte, cuando nos viene a la cabeza el país de nuestras antípodas podremos mencionar la saga de El Señor de los anillos, su equipo de rugby, los All Blacks y su intimidante “haka” y….

En 1984, fecha de publicación de la novela, Nueva Zelanda es una sociedad dividida claramente entre vencedores (los descendientes blancos de los colonos británicos) y vencidos (el pueblo maorí).  La exposición de esta realidad, de este país roto en dos mitades, es un eje (simbólico) de la novela. Con ello no quiero decir que la historia no funcione si no se conoce un mínimo del contexto histórico neozelandés, pero para un lector avezado es aconsejable esa curiosidad por la historia del país de las ovejas (invasoras).

Pero volvamos a la novela en sí. Para el lector es un festín estilístico. Lo que nos propone Keri Hulme es una sucesión de alardes. Poesía, primera y segunda persona, monólogo interior, fluir de la consciencia…  La novela es un tobogán de estilos, bien saturados y surfeados por su esforzado y excelente traductor, Enrique Maldonado Roldán, y en el que el lector, haciendo honor al título, debe aprender a navegar para llegar a buen puerto. Porque la novela, fiel a su carácter naturalista, y ecologista, a la presencia abrumadora de la naturaleza como un personaje más, a ese mar que la rodea, y que es una metáfora de la situación alejada de cualquier lugar de Nueva Zelanda, se contagia de ese vaivén marítimo y nos lleva sin descanso de los pensamientos de Kerewin a los de Joe, del diálogo consigo mismo de Simón a una tonadilla entonada por nuestra protagonista en su torre de marfil.

Novela de personajes poderosos, desnudos en sus debilidades, necesitados abiertamente del afecto de los demás, la obra incomoda al lector con una serie de temas inhabituales en estos tiempos de puritanismo y corrección política; la necesidad del perdón, la fortaleza de otorgarlo, la educación, la violencia hacia los más pequeños, la valentía de desafiar los códigos morales impuestos a través de elecciones individuales…

Y también, el misticismo, la magia de unas tradiciones ancestrales pisoteadas en su arrogancia por el hombre blanco, y que  Keri Hulme utiliza en la novela para reivindicar la cultura maorí, y la construcción de un nuevo país en el que esas dos mitades puedan dialogar y avanzar juntas hacia una nueva identidad.  Todo esto, y mucho más, ofrece esta torrencial y magnífica novela de casi 700 páginas, de una humanidad desbordante.  Da gusto que una editorial como Automática se atreva a regalarnos una obra así, con la clara intención de no recuperar el dinero invertido en su publicación. Ojalá me equivoque y una horda de lectores entusiastas se atreva a disfrutar de este mar que nos rodea. ¡Kia hora koutou katoa!

El mar alrededor (Automática, 2019) | Keri Hulme | 684 páginas | 27 euros | Traducción de Enrique Maldonado Roldán

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *